lunes, 29 de junio de 2015

"Estoy con la cabeza apuntada a buscar la medalla de oro"

Lo reconoció el karateca del seleccionado argentino Franco Icasati, que compite en la categoría hasta 75 kilos, en referencia a los Juegos Panamericanos que se disputarán en la ciudad canadiense desde el 10 al 26 de julio.

El karateca porteño Franco Icasati, campeón Panamericano y Sudamericano, explicó que de cara a los Juegos Panamericanos de Toronto está "con la cabeza apuntada a buscar la medalla de oro" y que ese será su objetivo en su última participación en esta competencia que nunca lo vio en el podio.

En diálogo con Télam, Icasati, noveno en el ranking mundial en la categoría hasta 75 kilos, también manifestó la importancia que tuvo el Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) en su carrera y en el crecimiento que esta entidad le dio a su deporte con becas y giras para participar en las mejores competencias a nivel mundial.    

¿En qué cambió el Enard al karate argentino?

No solo al karate sino que cambió a todo el deporte. En mi caso particular si no fuese por el Enard estaría desvinculado, retirado de la alta competencia y lo que hizo fue extenderme la vida útil y mi carrera deportiva muchos años más. La creación del Enard fue hace cinco años y justo estaba en un momento visagra de mi carrera donde tenía que empezar a decidir entre una vida profesional (es profesor de Educación Física y trabaja como preparador del plantel superior de rugby del Club Ciudad de Buenos Aires)  o el deporte por una simple razón: lo económico. Soy padre de familia (de Martina que tiene un año y medio) y hoy en día con el apoyo del Enard no solamente tengo un sostén de becas y económico, sino que tengo una infraestructura detrás, un equipo que me apoya y me acompaña no solo a mí sino a todo el karate y al deporte argentino.

¿Se notó diferencia en el karate desde la creación del Enard?

Si, tuvo un despegue importante y en mi caso me consolidé entre los diez mejores del mundo, cosa que no había conseguido años anteriores. Estoy posicionado así en el ránking hace tres o cuatro años justo el mismo período de la creación del Enard. Eso es lógicamente gracias a la Federación Argentina, al Enard. Nuestro karate no sería el mismo sin el Enard.

¿Cómo estás para Toronto?

Estoy bien, física y mentalmente porque estamos preparándonos hace mucho tiempo. Se sabe que es nuestro gran objetivo del año y estamos trabajando en consecuencia debido a que asumimos con absoluta responsabilidad este compromiso. Nuestro ideal es que el karate este por encima de las individualidades, que sea un deporte que brinde buenas medallas y de calidad porque es nuestro objetivo a nivel grupal. Queremos posicionar al deporte como lo hizo el remo, canotaje u otras disciplinas medallistas. Nuestro anhelo más grande es que el karate sea un buen deporte, que le brinde medallas al Comité Olímpico, al Enard y a la Argentina.

¿Entonces la prioridad es la selección?

Si, la prioridad es absolutamente la selección y los Juegos Panamericanos. Tuvimos eventos importantes como las Copas del Mundo, la Premier League (en San Pablo, Brasil, fue bronce) y un equipo alternativo que fue al Sudamericano. Siempre tratando de dejar al karate en lo más alto del deporte argentino, pero nuestro punto prioritario son los Juegos Panamericanos de Toronto.

¿Cómo tomás este Juego Panamericano, que va a ser el último de tu carrera?

Estoy intentando disfrutar de un primer momento desde que sé que estoy clasificado y ya me mentalicé que van a ser mis últimos juegos. Intento disfrutar cada momento, en cada entrenamiento porque todo el mundo que se retira me dice que se extraña, que es una etapa compleja. Todavía no tengo decidido el momento del retiro, pero si sé que son mis últimos juegos porque otro ciclo de 4 años se que no voy a afrontar. Siendo uno de mis últimos torneos lo que resta es disfrutar cada momento.

¿Tenés un sabor amargo por no haber podido participar de un Juego Olímpico porque tu deporte no entró dentro del programa olímpico?

Lamentablemente es una espina que tenemos. Muchas veces quedamos ahí en las puertas de la inclusión olímpica. Hace tres Juegos Olímpicos que venimos quedando a solo a un voto, en la última instancia nos quedamos afuera con el rugby seven y el golf.  Supuestamente en el 2020 al ser Tokio la ciudad de los Juegos se cambió cierto estatuto del Comité Olímpico Internacional y ahora la ciudad sede tiene la potestad de incluir a algún deporte a elección de ellos. Lógicamente en Tokio al ser el Judo un deporte consolidado dentro de los Juegos las segunda instancia de tener otra disciplina sería el karate. Entonces estamos nuevamente muy ilusionados con  inclusión olímpica. Lógicamente no voy a estar compitiendo en esa época, pero estaré apoyando en el ámbito y en el rol que me toque cumplir, sea como entrenador, preparador físico o limpiando los baños. De alguna manera le quiero retribuir al karate lo que tanto me brindó a mí durante todos estos años. Sería un desagradecido si me desvinculo y no le retribuyo de alguna manera al karate lo que me dio.

¿Qué impedimento tiene el karate para ser una fija en los Juegos Olímpicos?

Hay mucho de política que excede a mis conocimientos. Hay dos o tres obstáculos que impiden que el karate sea un deporte consolidado dentro de los Juegos. Es considerado un deporte olímpico pero no entra dentro del programa junto a cinco o seis deportes más. Creo que una de las razones es que el olimpismo te pide unión de Federaciones y hay una segunda federación mundial que molesta porque lo único que hace es obstaculizar este sueño y ese anhelo que tiene el deporte. Es una Federación muy débil, que no tiene fuerza, que vincula a muy pocos países alrededor del mundo y tiene pocos practicantes, pero está y es una piedrita en el zapato del karate.

¿Cuáles son tus aspiraciones para Toronto?

De cara a Toronto estoy con la cabeza apuntada a buscar la medalla de oro. Me creo capaz, siento que estoy en condiciones de volver con la medalla de oro desde el momento de la clasificación en los Juegos Sudamericanos. Me mentalicé que mi objetivo para Toronto es volver con la medalla de oro. Sé que no va a ser fácil, tengo grandes rivales y están los ocho mejores de América. Tengo un estadounidense (Thomas Scott), que es tres del mundo, que está muy sólido, pero al que le he ganado y me ha ganado. Veremos en Toronto lo que pasa, estoy muy mentalizado a que la medalla de oro pueda volver a mi casa y ese sería mi sueño. Para el que estoy trabajando desde muy chico.

¿Cómo te fueron en los anteriores Juegos Panamericanos?

A Guadalajara (2011) no fui porque me quedé afuera en la clasificación justo con este norteamericano (Scott) y en Río de Janeiro (2007) me fraturé el cúbito en la primera pelea por defender una patada.

¿Entonces sería una revancha para vos Toronto 2015?

Es un evento particular para mí por estas situaciones que pasé. Tengo varios Panamericanos de la especialidad ganados y por cuestiones del destino en los Juegos tuve distintas situaciones donde no pude ratificar mi nivel dentro del continente. Por eso es una situación particular los Juegos de Toronto, son los últimos, tengo sed de revancha y a eso estoy apuntando.